Inmovilización después de una intervención por rotura de ligamen cruzado anterior?

Contraindicaciones de inmovilizaciones después de una intervención por rotura del ligamento cruzado anterior:

Una de las lesiones más temidas por muchos deportistas es la rotura del Ligamento Cruzado Anterior.

El ligamento cruzado anterior conecta la parte posterior-lateral del fémur con la parte delantera-media de la tibia, pasando por detrás de la rótula. Esta unión permite evitar un desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur, mientras que el ligamento cruzado posterior (LCP)

evita un desplazamiento hacia atrás de la tibia respecto al fémur, ambos combinados proporciona estabilidad rotacional a la rodilla. Las rupturas de este ligamento son frecuentes al realizar actividades físicas agresivas, principalmente cuando se producen impactos que provocan un genu valgo forzado de  la pierna.Reconstruccion-LCA

Su recuperación requiere de una larga y muchas veces dolorosa recuperación.

En deportes como el esquí alpino esta lesión es muy común (el trabajode las piernas es protagonista y la articulación de la rodilla recibe toda la carga de impacto).

En posteriores artículos, hablaremos sobre una importante punto que todo deportista debe incluir en su planificación de entrenamiento y que para evitar lesiones como la que tratamos en estas líneas es de vital importancia: la Propiocepción.

Las contraindicaciones de una inmovilización tras la cirugía del ligamento cruzado anterior de la rodilla, fueron descritas ya hace tiempo y hablaban de problemas en el cartílago en el que se observaba un ablandamiento y una disminución del espacio interarticular, adherencias en la sinovial al aumentar el tejido adiposo-fibroso. Sobre el propio transplante, la falta de movilidad impide un movimiento adecuado del líquido sinovial lo que obstaculiza la nutrición de la plastia sobre todo en las primeras semanas de re-vascularización.

image004-4

Varios experimentos demostraron que el dolor femoro-patelar característico en algunos pacientes tras esta cirugía, era más probable en sujetos que habían estado inmovilizados.

Todos estos factores y muchos otros nos llevan a desembocar a la falta de movilidad articular y atrofia muscular tan características tras los procesos de inmovilización.

(Noyes, 1987 y Kiviranta, 1987)

En cuanto a la atrofia muscular, tema que más nos interesa, decir que la masa muscular comienza a perderse tras la operación de forma que a las 72 horas la pérdida es ya de un 14 a un 17%, aumentándose de forma exponencial a lo largo que pasa el tiempo.

Además parece que las fibras que en mayor número se pierden son las del tipo I, aunque en esto hay una gran controversia.

El derrame articular puede conllevar una disminución del fuerza muscular, así si evacuamos 50 ml. de líquido sinovial al fuerza muscular se recupera en un 13,6%. (Sánchez. JM, 2005)

Por todo esto es importante que tras una cirugía del Ligamento cruzado anterior de la rodilla, el programa de rehabilitación comience lo antes posible (en las primeras dos semanas), y que tras las 6-8 primeras semanas, el plan de potenciación muscular comience a ser supervisado por un técnico deportivo.

Post by: Elisa Benito de Care fisoterápia

eli

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes, Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s